Reporte de Vendimia 2018

La temporada vitivinícola 2017 – 2018 se dio bajo condiciones favorables y sin mayores inconvenientes. Las condiciones climatológicas óptimas, el buen manejo de los viñedos, y la calidad de la uva que se obtuvo, hicieron que en esta temporada se diera una vendimia excepcional.  El año 2018 destaca como una de las mejores vendimias del último tiempo.

La primavera fue fresca y el verano moderado, condiciones ideales para obtener buenos resultados. Fue una larga temporada sin mayores inconvenientes, las distintas variedades de uvas pudieron desarrollarse y alcanzar su punto óptimo de madurez al ser cosechadas. En esta temporada se dieron, de manera natural, las condiciones climáticas perfectas para la producción de uva de vino.

1- Clima

El 2017 estuvo marcado por lluvias concentradas en el invierno, lo que fue positivo para los suelos. Al tener lluvias naturales, éstas limpian, oxigenan y ayudan a tener una buena porosidad del suelo, lo que incide en una planta más vigorosa y sana (ver Anexo 1).

La primavera fue fresca, con un pequeño efecto de fenómeno de La Niña que hizo que la temperatura del mar bajara un poco, lo que se tradujo en menor temperatura y en un inicio de verano algo más frío. Todo lo anterior acompañó en la etapa de floración con un colorido intenso, verdor que hacía presagiar una muy buena vendimia. La pluviometría fue abundante durante el invierno y no hubo lluvias intensas fuera de temporada.

Marzo y abril también fueron más templados, por lo que el inicio de la vendimia se produjo 10 días más tarde de lo proyectado (ver Anexo 2).

2- Calidad:

En términos de calidad, esta fue una excelente cosecha desde el punto de vista agrícola y enológico, con ausencia de lluvias y buenas condiciones fitosanitarias. Durante la temporada, las parras crecieron sin estrés ni golpes de calor o frío.

El retraso de dos semanas en el inicio de la vendimia se fue dando en las distintas variedades y a lo largo de todos los valles de Chile.  Los enólogos a cargo de cada valle pudieron comenzar la vendimia en el momento justo, sin apuros ni riesgos, para conseguir los más altos estándares de calidad.

Por lo anterior, se esperan vinos balanceados gracias a un equilibrio natural que se logra en condiciones climatológicas óptimas.

La Vendimia en cada Valle

Gran calidad en todas las cepas

Los blancos lograron un gran balance, a pesar de haber sido cosechados más tarde que años anteriores. Presentaron muy buena acidez natural y excelente expresión frutal, gracias a temperaturas un poco más bajas que mantuvieron estas características hasta su cosecha. Particularmente, el Chardonnay y el Sauvignon Blanc han presentado muy buena calidad.

En cuanto a los tintos, en general han tenido un muy buen resultado en todos los valles, presentando buenos colores y bocas suaves. La expresión frutal es interesante también, ya que al ser un año más frio, la fruta resultó muy pura y limpia. Es un gran año para las cepas Cabernet Sauvignon, Carmenere, Syrah y Merlot, principalmente de los valles de Maipo, Cachapoal, Colchagua y Maule.

“Quisiera destacar la extraordinaria calidad de la cosecha de este año, en todos los valles donde estamos presentes. En esta cosecha 2018 se han logrado grandes vinos”, comentó Marcelo Papa, Director Técnico de Viña Concha y Toro.

LIMARÍ

Según Javier Villarroel, Enólogo Senior de Viña Concha y Toro, la temporada 2017 – 2018 fue más fría que la anterior y gracias a las lluvias y nieve del 2017, los embalses de agua para el riego de la zona recuperaron sus niveles, dejando una muy buena disponibilidad de agua para los viñedos.

“La buena cuaja de primavera se tradujo en racimos más llenos de bayas y, por ende, con un peso levemente mayor. Además, las cosechas se atrasaron respecto al año promedio, lo que permitió una madurez lenta de la uva, con una consecuente muy buena acidez y calidad”.

“Los vinos de este año son muy sabrosos y con notas de fruta fresca. Hay bastante concentración y complejidad. Los resultados son muy buenos en las variedades que se adaptan bien a la zona: Chardonnay, Sauvignon Blanc, Pinot Noir y Syrah”, comenta el enólogo.

 

MAIPO

Las condiciones climáticas para este valle se caracterizaron por lluvias concentradas en el invierno e inicios de primavera, seguido de un verano más seco de lo normal, lo que favoreció el buen desarrollo del ciclo vegetativo en las plantas y una madurez precisa y justa en cada variedad.

Además, se dieron temperaturas frías en invierno y comienzos de primavera, seguido de temperaturas diurnas más cálidas en primavera y verano, pero acompañadas de bajas nocturnas en todo el periodo y sobre todo en la segunda mitad del periodo de madurez.  Esta condición permitió mantener un excelente estado sanitario en todas las variedades, una muy buena madurez y concentración natural en los racimos. Así, para Enrique Tirado, Director Técnico de Don Melchor, las uvas lograron una excelente calidad y expresión en cada variedad con una alta concentración de sabores y aromas.

“Esta cosecha expresa una alta intensidad en sus aromas y sabores con gran personalidad y complejidad, vinos concentrados en cuerpo, con una buena presencia de taninos, pero finos, con buena madurez y equilibrados, que permitirán un alto potencial de guarda”.

 

CASABLANCA

En Casablanca, valle localizado a pocos kilómetros de la costa, la vendimia se caracterizó por las bajas temperaturas y una permanente neblina y nubosidad. Para Max Weinlaub, Enólogo Principal de Viña Concha y Toro, estas condiciones climáticas obligaron a los equipos a ser más pacientes y observar con mucha rigurosidad el avance de la temporada, que terminó con una vendimia con dos semanas de retraso en relación a un año promedio.

“Ya desde los primeros días del 2018 se observó la gran cantidad de racimos que alimentaba cada planta, bajo un cielo que en pocos momentos dejó pasar los rayos solares. Desde entonces sabíamos que sería una temporada desafiante. Los viñedos fueron permanentemente visitados para monitorear el estado sanitario de la uva y la evolución de la maduración”.

“Llegó un momento en que decidimos comenzar a cosechar, y hoy podemos decir que fue sin lugar a dudas la decisión correcta. Los vinos de estas tres variedades (Chardonnay, Sauvignon Blanc y Pinot Noir) se muestran frutales, frescos y vibrantes, y de un menor grado alcohólico. Finalmente, podemos decir que la larga espera valió la pena”.

 

CACHAPOAL

Para Marcio Ramírez, Enólogo Principal de la bodega de Cachapoal, la cosecha de este año estuvo dentro de los márgenes de tiempo normales. A diferencia del año pasado, que fue uno más adelantado, el 2018 reunió todas las características para tener una vendimia perfecta.

Las temperaturas más frías durante la primavera y el inicio del verano hicieron que la madurez de la uva se retrasara, alcanzando su punto óptimo un par de semanas más tarde.

En general se presentó una cosecha con 12-15 días más tardía que el año 2017, que fue un año muy adelantado, por lo que el 2018 es un año normal a un poco tardío. Esto se debe principalmente por una primavera mucho más fresca y un verano que comenzó más fresco, pero luego se llegaron a las temperaturas normales para la época, haciendo que la madurez se retrasara.

“No recuerdo un año tan bueno, tanto en volumen de vino como en calidad. Los vinos son muy frutosos, expresivos y largos, se dejan beber muy fácil. Para las variedades como Cabernet Sauvignon, Malbec y Syrah, este año es un muy buen año”

“Para el Carmenere, este es un año genial. Muestran el real carácter del Carmenere, ese que nos gusta tanto, con la fruta negra como protagonista y con toques de frutos rojos. Tienen mucho color, taninos suaves y redondos, con un final muy largo. Estos vinos serán recordados por su carácter y elegancia”.

 

MAULE

Más al sur, Héctor Urzúa, Enólogo Principal de Concha y Toro, concuerda en que la vendimia de este año fue excepcional. “A pesar de que al principio las condiciones climáticas parecían algo adversas, ya que las temperaturas más frías se mantuvieron hasta inicios del verano, la última semana de febrero y todo marzo fueron claves para alcanzar la madurez necesaria en las uvas”.

Gracias al aumento de temperaturas, baja humedad relativa, constante luminosidad y oscilación térmica entre el día y la noche, las uvas lograron los niveles de azúcares deseados al momento de comenzar la vendimia.

“Después de dos años con condiciones difíciles (2016 y 2017), esta vendimia resulta gratificante y alentadora para todo el valle del Maule”.

“El resultado este año es realmente bueno, con vinos de intenso color, frutales, muy frescos y, sobre todo, con taninos muy elegantes. Todos estos elementos conforman una mezcla perfecta”.

 

Anexos

Anexo 1
“Reporte anual de la evolución del clima en Chile”, 2017. Dirección Meteorológica de Chile, DGAC.

 

Anexo 2
“Reporte anual de la evolución del clima en Chile”, 2017. Dirección Meteorológica de Chile, DGAC.

 

 

Mapa – Temperaturas verano 2018. “Situación climática, Monitoreo ciclo El Niño/La Niña y Pronóstico Estacional. Oficina de Servicios Climatológicos, Dirección Meteorológica de Chile, DGAC.

 

Descargar el Reporte de Vendimia 2018