Reporte de Vendimia Concha y Toro 2019

Excelencia

“La añada 2019 se anuncia como una excelente vendimia, con uvas muy sanas, buena acidez y gran concentración de aromas. Los vinos son generosos, muy expresivos y de taninos suaves”, afirma Marcelo Papa, Director Técnico de Viña Concha y Toro.

Esta vendimia estuvo marcada por ausencia de lluvias y temperaturas más bajas de lo normal durante el invierno, lo que retrasó la brotación y adelantó el riego. A fines de diciembre,  se experimentó un aumento considerable de las temperaturas, registrándose diversos eventos de calor especialmente en la zona norte y centro de gran intensidad. En el mes de marzo, las temperaturas comienzan a disminuir y a presentar rangos normales.

La vendimia se adelantó 10 días y el volumen final de cosecha fue ligeramente inferior a lo proyectado, con una baja de 2,8%. En comparación al año pasado, existió una buena cantidad de racimos pero estos presentaron menor peso.

 

1. Clima

La temporada estuvo marcada por la Corriente del Niño que elevó la temperatura de la superficie del mar de la costa sudamericana; causando más nubosidad, ausencia de lluvias y una primavera algo más fría que retrasó la brotación respecto de un año normal.
Las temperaturas entre mayo y octubre fueron más bajas que los promedios históricos. Durante diciembre se llegó a flor con un poco de retraso respecto a un año normal. La temperatura descendió en enero, subió en febrero, y luego marzo-abril fueron meses más fríos de lo normal.

2. Calidad

En general, todas las cepas vienen muy bien y presentan una
alta calidad. Se ha trabajado para cumplir con un alto estándar, manteniendo un buen nivel sanitario de los viñedos, y una producción lo más estable posible. Tenemos una baja de kilos, principalmente en el Valle del Maipo, con los Cabernet Sauvignon de viñedos antiguos.

Sustentabilidad

La Gerencia Agrícola y Desarrollo Sustentable han desarrollado un proyecto de paneles solares fotovoltaicos para abastecer de energía solar las labores de riego. La energía fotovoltaica no emite ningún tipo de polución y es un 12% más barata.

“La idea es buscar lugares donde haya una eficiencia energética que podamos aprovechar. Vamos a seguir creciendo hacia otros fundos. Actualmente contamos con un total de 5 plantas fotovoltaicas ubicadas en Limarí, con posibilidades de crecimiento en los valles de Casablanca, Rapel, Curicó y Maule”, cuenta Max Larraín, Gerente Agrícola.

Innovación

El Centro de Investigación e Innovación (CII) trabaja desde el año pasado en un sistema de predicción del volumen de cosecha. Un modelo de Inteligencia artificial que, a través del uso de drones  y sensores remotos, será capaz de predecir la cantidad de uvas disponibles para la producción de vinos y anticipar esa información para tener una proyección más temprana y acertada.

“Hoy estamos trabajando en la información, levantando datos.  Eso se está logrando con las imágenes de drones, que tienen cámaras multiespectrales, y con cálculos de algoritmos. Aún estamos en la fase de investigación pero es un proyecto que nos va a ayudar muchísimo, complementando las estimaciones que se realizan en los fundos”, anuncia Max Larraín, Gerente Agrícola.

 

La Vendimia en cada Valle

Limarí

Javier Villarroel, Enólogo Senior de Viña Concha y Toro, explica que el invierno fue bastante frío, casi sin precipitaciones. La nieve que cayó en la cordillera permitió mantener los niveles de agua de los embalses y esa disponibilidad de agua permitió que los riegos se hicieran en forma óptima.

“Es una muy buena cosecha en blancos y tintos, con vinos que mantienen la fruta fresca, generosos en boca aunque de menor concentración. Fue bueno especialmente para el Syrah que se benefició del calor”, afirma Javier Villarroel.

“Las altas temperaturas nos obligaron a cosechar rápidamente. Fuimos más eficientes en la planificación de la cosecha y aumentamos la capacidad de guarda, lo que nos permitió recibir más vino durante la vendimia”, destaca Javier Villarroel, Enólogo Senior de Viña Concha y Toro.

Maipo

“La vendimia corresponde a un año seco, con pocas precipitaciones concentradas en los meses de invierno. Esta menor reserva de agua en los suelos nos obligó a adelantar los riegos”, explica Enrique Tirado, Director Técnico de Don Melchor.

En el periodo de madurez -entre los meses de enero y abril- se observó un promedio de 18,2°C, valor levemente superior a los 18,0°C de promedio histórico. El resultado de esta evolución en las temperaturas y precipitaciones fue una brotación más tardía que lo normal, observándose un crecimiento vegetativo más lento y limitado a fines de octubre, que se recuperó pasada la floración.  Los rendimientos fueron un 20% menores al promedio histórico, lo que se traduce en una gran concentración de sabores y aromas de las uvas cosechadas. Los vinos son muy expresivos, densos y largos. Resaltan la expresión de la fruta y la calidad de las texturas logradas en todas las variedades del viñedo de Don Melchor.

“Cada parcela de Cabernet Sauvignon muestra una gran calidad y personalidad, lo que nos permite anunciar que tendremos un fantástico y excelente Don Melchor cosecha 2019”, Enrique Tirado, Director Técnico de Don Melchor.

 

Casablanca

En este valle -localizado a pocos kilómetros de la costa- la cosecha 2019 se caracterizó por temperaturas agradables, incluso días calurosos, y cielos frecuentemente despejados. Para Max Weinlaub, Enólogo Principal de Viña Concha y Toro, estas condiciones climáticas favorecieron que la cepa Chardonnay madurara antes que el Sauvignon Blanc, lo que es un fenómeno bastante atípico en ese valle y que significó que se modificara el sistema de recolección para que cada uva fuera cosechada en su momento óptimo.

“La cosecha 2019 es la culminación de un proceso que comenzó en la primavera 2018 con la brotación. Durante esa temporada no se registraron heladas y las parras alimentaron una gran cantidad de racimos, lo que hizo pensar que sería una vendimia de mucho volumen. Sin embargo, al avanzar la maduración se observó que los racimos pesaban menos, volviendo a las proyecciones iniciales por hectárea. Los viñedos fueron permanentemente visitados para monitorear el estado sanitario de la uva y la evolución de la maduración”.

“Cada vendimia es diferente y trae aparejada un permanente desafío para todos quienes estamos involucrados directa e indirectamente en el proceso. Por eso es fundamental la comunicación y el trabajo en equipo”, Max Weinlaub, Enólogo Principal de Viña Concha y Toro.

Cachapoal

“El 2019 partió muy desafiante debido al calor. Según nuestros datos, los meses de enero y febrero fueron los más cálidos registrados en Peumo. Por lo tanto, nos enfocamos especialmente en el Merlot, ya que bajo esas condiciones se resiente y detiene su maduración”, explica Marcio Ramírez, Enólogo Principal de la bodega Peumo Cachapoal, y agrega “veníamos de una cosecha 2018 muy buena así que mis expectativas no eran las más favorables. Poco antes de la vendimia, las temperaturas volvieron a la normalidad, lo que permitió que la uva alcanzara su madurez”.

Peumo es la cuna del Carmenere y, a diferencia de otras variedades tintas, se desarrolla bien con temperaturas altas. Por eso, pese a que venía adelantado decidieron esperar el momento perfecto para cosechar: cuando el grano estuviera a punto y las hojas se pintaran de rojo carmín. El resultado son vinos muy atractivos, jugosos y de taninos más suaves; en boca predomina la fruta roja y notas especiadas.

“A mí me sorprendió esta vendimia por la calidad de las uvas y porque los vinos vienen sabrosos, con taninos más suaves, más redondos. El 2019 será un muy buen año para el Merlot y el Carmenere”, destaca Marcio Ramírez, Enólogo Principal de la bodega Peumo, Cachapoal.

Maule

Fue un verano con temperaturas bastantes moderadas aunque febrero fue más cálido, con 20 días de temperaturas elevadas, lo que no afectó a las parras porque pasó antes de la pinta. En marzo, las temperaturas volvieron a la normalidad y se produjo una alta oscilación térmica, lo que es ideal para que la uva madure poco a poco.

“Contrariamente a lo que se pensaría -después de una vendimia de las características del año pasado- esta cosecha es muy buena”, afirma Héctor Urzúa, Enólogo Principal de Concha y Toro. “Si la 2018 fue una vendimia muy elegante y de taninos suaves, la 2019 se prevé de mayor concentración, sin caer en taninos fuertes y con menos kilos que el año pasado”.

“Destacan especialmente los Cabernet Sauvignon de la zona de Cauquenes que vienen muy interesantes”,  señala Héctor Urzúa, Enólogo Principal de Concha y Toro.

Descargar Reporte de Vendimia 2019