Reporte de Vendimia Concha y Toro 2020

La temporada vitivinícola 2019-2020 tuvo características particulares en cuanto a las condiciones del clima y agua caída, lo que sumado a la llegada del Covid-19 a Chile durante la vendimia, lo convirtieron en uno de los años más desafiantes para los equipos agrícolas y enológicos de Concha y Toro.

Destaca de este periodo la decisión técnica de comenzar la cosecha, en promedio, dos semanas antes que en años anteriores, y el trabajo ágil y coordinado entre los equipos para finalizar la vendimia con un mes de anticipación. 

Clima

Debido a las características geográficas del país, hubo una marcada diferencia entre las condiciones climáticas que se dieron en el norte con los de la zona central y sur.

En el norte, los viñedos del Valle del Limarí, cercanos a la costa, tuvieron un clima fresco y estable, mientras que el centro y sur del país estuvo marcado por altas temperaturas, llegando a un aumento en la temperatura máxima media y presentando más olas de calor (más de dos días consecutivos con altas temperaturas) que en los años anteriores. Santiago promedió 24,4°C durante 2019, el año más cálido desde 1950, mientras que las máxima media del Valle de Curicó, 22.5°C, fue la más alta desde 1959, según la Dirección Meteorológica de Chile.

La precipitación en Chile durante 2019 se caracterizó por registrar déficits en gran parte del país, llegando a una sequía moderada en casi todo el territorio nacional, llegando incluso a condiciones extremas entre Casablanca y Maule. Este año tuvo un déficit entre un 50% y un 80% en varias zonas, transformando al periodo 2010-2019 en la década más seca de la historia en nuestro país, y, en consecuencia, disminuyendo el volumen de agua disponible en los embalses.

Las altas temperaturas y la falta de agua llevaron a los equipos técnicos a tomar la decisión de adelantar, en promedio, dos semanas el inicio de la cosecha, por lo que en general se espera que los vinos de la cosecha 2020 sean más frescos.

Calidad y Volumen

En términos de calidad, esta fue una excelente cosecha desde el punto de vista agrícola y enológico, ya que la ausencia de lluvias favoreció el desarrollo de buenas condiciones fitosanitarias.

 En la mayoría de los viñedos se cumplió con la proyección de rendimiento que se realiza durante la pinta. Solo en Maipo, Colchagua y Cachapoal se produjeron algunas disminuciones, por lo que el total general estuvo cerca del 2% bajo lo proyectado. A juicio de Max Larraín, Gerente Agrícola de Concha y Toro, se trata de un resultado sobresaliente gracias a la decisión oportuna de comenzar la cosecha anticipadamente, ya que las altas temperaturas de marzo 2020 podrían haber mermado aún más en la cantidad de uva recolectada. “Podemos decir con mucha seguridad, que la característica principal y extraordinaria de esta vendimia 2020 es su término anticipado respecto de lo histórico, con uvas de calidad y volúmenes esperados”.

Cabe señalar que, a la fecha, se estima que Chile tendrá una baja en los rendimientos cercana al 12%, al igual que la mayoría de los países de Sudamérica, según informó la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

Covid-19 en Chile

En un contexto complejo para el país, el mundo y también para la industria vitivinícola, la vendimia 2020 ha sido especial para los equipos de Concha y Toro debido a la llegada del Covid-19. De forma interna, la compañía tomó todas las precauciones recomendadas por las autoridades sanitarias para proteger a sus trabajadores durante la cosecha y mantener la continuidad operacional. Entre ellas se puede mencionar, por ejemplo, el respeto a las cuarentenas, mantener la distancia, el continuo lavado de manos, el uso de mascarillas y guantes cuando fuera necesario. Además, se abrieron turnos y se tomaron medidas para que en los casinos y camarines se mantuviera la distancia entre las personas. 

“Hemos sacado adelante una vendimia compleja, pero con buenos resultados gracias a la gran voluntad y actitud de los equipos, tomando todas las precauciones y asegurando la salud de los trabajadores. No me cabe duda que de todo esto sacaremos muchas lecciones, en lo técnico y en lo humano”, comentó Marcelo Papa, Director Técnico de Concha y Toro.

La vendimia en cada valle

Valle del Limarí

En la zona vitivinícola norte tuvieron un año relativamente normal: Invierno frío y con poca lluvia y una primavera y verano benignos, sin grandes oscilaciones térmicas. “Sí hubo una mayor cantidad de días nublados, por lo tanto, la planta recibió menos radiación, lo que sumado a la temperatura más baja, haciendo que el desarrollo de la uva sea más lento, produce menos taninos, resultando en vinos más suaves, con aromas más fríos”, señaló Javier Villarroel, Enólogo de la Bodega Nueva Aurora.

“Fue el año más seco que hemos tenido en los últimos 15 años, pero la diferencia fue que el agua acumulada en el embalse nos permitió sobrellevar de buena forma la temporada por lo que pudimos regar normal y tener un desarrollo vegetativo óptimo”, comentó Cristián Carrión, Subgerente Agrícola del valle. 

En Limarí se llevó a cabo una de las cosechas más largas, comenzando a fines de enero con el Chardonnay y finalizando a mediados de abril con Pedro Jiménez, con un total de uva recolectada ligeramente por sobre lo estimado. 

Ambos entrevistados coinciden en que la calidad, sanidad y madurez de las uvas es óptima este año, entregando vinos de mucha elegancia, buena acidez y densidad, en específico para el Chardonnay y Pinot Noir de la línea Ultra Premium Amelia. “Gracias a esta cosecha más bien fría y estable, los Chardonnay tendrán una marcada mineralidad y aromas cítricos y de pomáceas. Será un vino concentrado y redondo, de muy buena acidez natural gracias a la cosecha oportuna.  Por su parte, el Pinot Noir tendrá muy buen color, mucha fruta fresca y elegante como guinda roja, con taninos suaves y aterciopelados”, describe Javier, y añade: “Creo que esta cosecha 2020 en Limarí será muy buena, una de las mejores de los últimos años”. 

Valle de Casablanca 

En Casablanca la temporada fue más cálida que el año anterior, también con menos precipitaciones y menos caudal de agua en los pozos de acumulación, pero suficiente para el riego adecuado de las vides. Entre agosto y octubre se produjeron heladas que impactaron a los cuarteles de Chardonnay.

Francisco Juanicotena, Subgerente Agrícola del valle, señaló que la recolección de la uva se adelantó entre 7 y 10 días con respecto a la temporada anterior, “pero lo más significativo fueron los mayores volúmenes de cosecha diarios, por lo que se terminó mucho antes”. Debido a las heladas de la primavera, el volumen recolectado fue menor a años anteriores. 

Por su parte, Javier Solari, Enólogo de Casablanca y Maipo, comentó que “la cosecha temprana favorece de muy buena forma a las variedades blancas de Casablanca. Tenemos una buena calidad de vinos, especialmente en lo que se refiere al Chardonnay, con vinos más frescos y jugosos. En el caso del Pinot Noir, también se aprecia una buena calidad, con vinos de buen color, con una buena tipicidad aromática y buen frescor”.   

 

Valle del Maipo 

La Región Metropolitana tuvo récords máximos de temperaturas y, por el contrario, mínimos de agua caída. En el Valle del Maipo, específicamente, “se instalaron celadores para cuidar el agua, se ampliaron tranques y se limpiaron y se hicieron mejoras en algunos pozos”, señaló Francisco Juanicotena, Subgerente Agrícola del valle. La parra tuvo una brotación heterogénea, pero se apreció cierta falta de vigor en algunos cuarteles debido a la falta de precipitaciones durante el invierno.

El volumen cosechado fue menor a la temporada anterior debido a las altas temperaturas y a la falta de agua invernal, resultando en racimos de menor peso que en otros años. En años anteriores la Bodega de Puente Alto ya había comenzado con cosechas adelantadas, buscando un mayor equilibrio de entre la madurez y el frescor. “Por lo tanto, la cosecha temprana de este año no tuvo efecto negativo en la calidad de nuestros vinos, por el contrario, la añada 2020 de Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc presenta una muy buena calidad, destacando el buen volumen de boca, taninos presentes, pero suaves y un frescor que hace que sean vinos jugosos y de muy buen potencial de guarda”, añadió Javier Solari, Enólogo de Casablanca y Maipo. 

 

Valles de Cachapoal y Colchagua

Domingo Marchi, Subgerente Agrícola del Valle de Cachapoal, señaló que este fue uno de los años de mayor complejidad en la zona debido a un menor volumen hídrico, las heladas en primavera y las olas de calor durante el verano. “Tuvimos cerca de un tercio del agua que necesitábamos, por lo que tuvimos que establecer turnos de riego y hacer todos los esfuerzos para cosechar dos semanas antes y en el menor tiempo posible”, precisó. Así, lograron un 98% de los kilos de uva proyectados, y un mes antes que en 2019.

En Colchagua, se repitió el fenómeno de la falta de agua, las heladas en primavera y las altas temperaturas desde noviembre. “Esto significó que debimos iniciar la vendimia con tres semanas de anticipación, lo que nos ayudó a cumplir en promedio un 100% el volumen estimado. Hubo zonas en las que tuvimos bajas por las heladas, pero las compensamos con viñedos que tuvieron un mejor año y una cosecha temprana”, comenta Patricio Herrera, Subgerente Agrícola de Colchagua.

Para Marcio Ramírez, Enólogo de Bodega Peumo, la cosecha temprana beneficiará a los Merlot, Malbec y Syrah de esta zona. En cuanto a la cepa insigne del valle, el Carmenere, señaló: “Notamos que en general hay una muy buena calidad en la añada 2020, será un año más especiado, con notas herbales, de bocas sabrosas, suaves y muy ricos vinos”.

Valle de Curicó 

Al igual que en la Sexta Región, en el Valle de Curicó hubo fuertes heladas sectorizadas en septiembre y octubre, altas temperaturas en primavera-verano, y una marcada sequía, con un déficit de precipitaciones cercano al 60% que convirtió a 2019 en el año más seco en casi 60 años.

“Estas complejas condiciones provocaron pérdidas en algunas zonas y estrés en la planta, lo cual se logró subsanar con turnos de riego y adelantando en dos semanas la cosecha. Aunque hubo menor cantidad de uva que el año anterior, estuvo muy acorde a la proyección, con un 99% de acierto”, señaló Luis Fernández, Subgerente Agrícola del Valle de Curicó.

En cuanto a calidad, Max Weinlaub, Enólogo de la Bodega Lontué, señaló que gracias a una buena lectura del año y a una reacción oportuna, se logró una óptima acidez natural, que resultará en vinos blancos de menor graduación alcohólica y más frescos. “Específicamente hablando de la zona cordillerana, en el viñedo El Mirador, donde estamos tratando de sacarle todo el potencial a los Sauvignon Blanc y Pinot Grigio, esta cosecha será fresca, con buena madurez fenológica y desarrollo de aromas”. 

 

Valle del Maule

El año cálido y las bajas lluvias también repercutieron en el Maule, reduciendo la cantidad de agua en el suelo y la disponible para el riego. “Nuestros viñedos se comportaron de una manera muy noble, a pesar de contar con una dotación hídrica muy reducida y sometida a la temporada estival más caliente y estresante de los últimos tiempos, pudieron entregar una buena cosecha gracias a un buen manejo agrícola y una buena lectura de la temporada” señaló Rodrigo Acevedo, Subgerente Agrícola del Maule

Al igual que en la mayoría de los valles, la recolección comenzó de forma anticipada. En cuanto a volúmenes, la vendimia cerró a fines de abril con cerca de un 8% por sobre lo proyectado.

“A mi juicio estamos ante una cosecha de vinos muy buenos en los que no se nota el año cálido que tuvimos. Son concentrados, pero no toscos sino fáciles de tomar, jugosos y frescos”, señaló Héctor Urzúa, Enólogo de Bodega Lourdes. Sobre cepas específicas Héctor comentó: “El Merlot de San Clemente este año tiene una calidad muy buena, que confirma para mí que la zona tiene una condición especial para esta cepa. En Cauquenes, el Cabernet Sauvignon tuvo un año muy parecido al anterior, de buena calidad, consistente y de buena madurez. Estoy muy contento también con los resultados del Syrah de Villa Alegre y del Malbec de Lourdes, que tuvieron un muy buen año”.

Descargar Reporte de Vendimia 2020